Ingresan a este nivel niños de 2 a 3 años, los cuales, conviven en un ambiente adecuado a su edad que favorece su desarrollo integral tomando en cuenta tanto sus intereses particulares como las necesidades propias de esta etapa.

Además de los momentos de juego libre, se les inicia en el juego compartido para desarrollar una conciencia de sociabilidad y la puesta en práctica de valores como el respeto, la cooperación, la empatía y la tolerancia; todo esto, dentro de un ambiente ordenado y armónico en los espacios internos de la escuela y también en contacto directo con la naturaleza, lo cual motiva a los niños a probar ser más autónomos y desarrollar mayor confianza en sí mismos.

En esta etapa también sigue siendo muy importante la estimulación temprana para el desarrollo del niño en las áreas psicomotriz, de lenguaje, socialización y manejo de las emociones, para lo cual, los niños asisten diariamente al salón neuromotor en donde practican actividades con materiales y equipo especiales, así como ejercicios sistemáticamente diseñados para este propósito.

A los niños se les expone a diversas formas de expresión artística como el arte, la música y la danza con un enfoque lúdico y muy orientado al proceso, más que al producto. Así mismo, cuentan con momentos de lectura en voz alta diariamente por parte de los docentes tanto en el salón de clases como en el espacio de Bebeteca en la biblioteca escolar y una mayor exposición al idioma inglés y en menor grado, al francés mediante el método natural.

Se refuerzan las rutinas y hábitos que se mencionaron en el nivel de prematernal mediante el modelamiento de conductas deseadas y asegurando un ambiente en donde el niño se sienta seguro y cómodo, un espacio en donde se acepta el error como parte del proceso de aprender e incita al niño a esforzarse y seguir intentando repetidamente una acción hasta dominar la rutina o hábito deseado.